Nacionales
Tendencia

Diputada Regidor impulsa Ley que permite al personal de salud anticipar su jubilación tanto tiempo como sirva en tareas de Covid-19

La diputada nacional por Corrientes, Estela Regidor Belledone, impulsa un proyecto de Ley que permite al personal salud afectado a la atención y tratamiento de Covid-19 descontar el tiempo que se ha prestado servicios en pandemia a la cantidad de servicios y edad requerida para el otorgamiento de su jubilación, se así lo desea.

«Este proyecto es para otorgar un beneficio al personal de salud que trabajo con pacientes con covid. Consiste en poder jubilarse antes, si lo desean. Lo presenté en diciembre. Tiene giro a las comisiones de Previsional, Acción Social y Salud Publica y Presupuesto», indicó la diputada nacional por Corrientes, Estela Regidor Belledone, a momarandu.com.

Además del apoyo de Regidor Belledone, la iniciativa es respaldada por los diputados Alicia Terada, Monica Edith Frade, Ana Carla Carrizo, Luis Mario Pastori, Lidia Ines Ascarate, Claudia Najul, Martin Grande, Omar Mendoza de Marchi, Maria Graciela Ocaña, Carmen Polledo, Atilio Francisco Benedetti, Maria Lucila Lehmann, Aida Beatriz Maxima Ayala, Gonzalo Pedro Antonio del Cerro, y Laura Carolina Castets.

El proyecto de ley dispone que «todo el personal médico, de enfermería, de dirección y administración, logístico, de limpieza, gastronómico, ambulancieros y demás, que presten servicios en establecimientos de salud donde se efectúen prácticas destinadas a la atención de casos sospechosos, realización de muestras y tests, y/o atención y tratamiento de COVID-19, cualquiera sea el responsable y la forma jurídica del establecimiento», puedan «descontar a la cantidad de servicios y edad requerida para el otorgamiento de su jubilación, el tiempo que se ha prestado servicios en pandemia en las condiciones precedentemente anunciadas».

Para ello, nombra autoridad de aplicación al Ministerio de Salud de la Nación y lo habilita a otorgar un «Certificación Especial por Servicios prestados en Pandemia», con el cual el beneficiario «deberá adjuntar al expediente administrativo».

En la faz argumental del proyecto, la legisladora precisa que al señalar al personal de salud lo hace sobre»todas las personas involucradas en actividades para mejorar la salud y comprende a quienes proporcionan los servicios (médicos, enfermeras, parteras, odontólogos, trabajadores comunitarios y trabajadores sociales, personal de laboratorio, gabinete, farmacéuticos, personal auxiliar)» y a «quienes dirigen y organizan el funcionamiento del sistema de salud como gerentes, administradores o directivos».

«El trabajo del personal de salud es más que la atención directa a los enfermos de COVID-19. Sus tareas también consisten en cuidar la salud de la población a través de actividades de educación, prevención y promoción; además, realizan tareas como identificar casos, buscan sus contactos, toman y analizan pruebas diagnósticas, entro otras actividades adicionales a su trabajo diario, tanto en clínicas y hospitales como en la comunidad», afirma.

«En la atención a la pandemia por COVID-19, el personal de salud enfrenta muchos retos, de entre los cuales, identificamos tres como prioritarios: pandemónium, derivado de la celeridad del avance de la pandemia y del caos inicial para responder a la emergencia; la precariedad del sistema de salud para responder a un problema de salud pública de gran magnitud, y la paranoia derivada de la respuesta social del temor ante lo desconocido», expresa.

Es «necesario establecer un régimen que adecue límites de edad y de años de servicios y de aportes y contribuciones diferenciales, en relación con la naturaleza de la actividad de que se trate, para los servicios prestados en tareas penosas, riesgosas, insalubres o determinantes de vejez o agotamiento prematuros, declaradas tales por la autoridad nacional competente», propone.

Esto procede «respecto de los trabajadores que realicen tareas de la naturaleza de las mencionadas, en este caso el personal de la salud, requisitos de años de servicios y de edad para el logro de los beneficios jubilatorios, menores que los exigidos por las respectivas leyes orgánicas», precisa.

«El Decreto 4257/68 en su art. 1 Inc. a, incorpora al personal y otorga la posibilidad de poder jubilarse con 55 años. El decreto en cuestión, así lo menciona: El personal que se desempeñe habitualmente en trato o contacto directo con los pacientes, en leproserías, salas o servicios de enfermedades infecto-contagiosas, hospitales de alienados o establecimientos de asistencia de diferenciados mentales», argumenta.

«Nos parece razonable que exista la necesidad de otorgar otro beneficio al personal que presten servicios en establecimientos de salud donde se efectúen prácticas destinadas a la atención de casos sospechosos, realización de muestras y tests, y/o atención y tratamiento de COVID-19, cualquiera sea el responsable y la forma jurídica del establecimiento», dispone.

«La medida debe abarcar a todo el personal médico, de enfermería, de dirección y administración, logístico, de limpieza, gastronómico, ambulancieros y demás, que presten servicios en establecimientos de salud donde se efectúen prácticas destinadas a la atención de casos sospechosos, realización de muestras y tests, y/o atención y tratamiento de COVID-19, cualquiera sea el responsable y la forma jurídica del establecimiento», concluye.

Fuente: http://www.momarandu.com/notix/noticia/16115_diputada-regidor-impulsa-ley-que-permite-al-personal-de-salud-anticipar-su-jubilacin-tanto-tiempo-como-sirva-en-tareas-de-covid-19.htm

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar