Provinciales
Tendencia

La empresa correntina Eseica NEA duplicó su producción durante la pandemia

Es la principal proveedora de perfiles de aluminio pintados y anodizados para la industria de la construcción en todo el nordeste.

La empresa Eseica NEA consiguió adaptarse para seguir produciendo pese a las restricciones que supuso la pandemia mundial de COVID-19. Cumpliendo con todas las medidas sanitarias vigentes, la empresa logró duplicar su producción y sigue proveyendo a todo el nordeste argentino llevando en sus productos la marca Hecho en Corrientes.

Con más de 40 años de trayectoria en la industria de la construcción, es la principal elaboradora de perfiles de aluminio tratados para la industria de la construcción en esta parte del país. Actualmente produce 150 toneladas de perfiles pintados y alrededor de 25 toneladas de anodizados, lo que representa casi el doble de lo que producía en marzo de este año.

El ministro de Industria, Trabajo y Comercio, Raúl Schiavi, visitó junto al equipo del programa Sello Correntino, encargado de administrar la marca Hecho en Corrientes, visitaron las instalaciones que la empresa tiene en el barrio Sapucay de la ciudad de Corrientes.

Schiavi resaltó la relevancia que cobra para los emprendedores que forman parte del programa, la incorporación de una empresa de esta envergadura. “Nos resulta de mucha alegría que Eseica NEA haya elegido participar de la gran familia del Sello Correntino. Creemos que es una de las mejores maneras de capacitar, viendo qué es lo bueno que se está haciendo en la provincia y cómo podemos replicarlo”. señaló.

Por su parte, Nicolás Fagnani, socio de la firma, se refirió a los beneficios de llevar la marca Hecho en Corrientes. “Se define en una sola palabra: orgullo. Sentimos un orgullo muy grande por la provincia, nos da ganas de seguir, de levantarnos todos los días y venir y crecer. Estamos en eso, tratar todos los días de poner lo mejor de nosotros”, destacó.

El ingeniero Enzo Facundo Castro, encargado de producción de la planta, comentó que lo que hacen “no es algo tan común en la zona. Es un orgullo como profesional”, destacó. “Uno en la facultad da todos estos temas y por ahí piensa que se tiene que ir muy lejos a buscar para poder ver, conocer y poner en marcha lo que estudió, y que haya este tipo de industrias y que aparezcan también muchas más del tipo tecnológicas en el Nordeste es un orgullo”, expresó Castro.

La fábrica de Eseica NEA realiza el tratamiento de perfiles de aluminio usados en la construcción de barandas, mamparas, ventanas, puertas, entre otros. Tiene una superficie de 10.000m2 cubiertos y emplea unos 45 trabajadores, además de otros 45 en la parte comercial. Con sucursales en Formosa, Resistencia, Sáenz Peña y Posadas, es la principal proveedora de este tipo de materiales además de otros usados para la construcción en seco en todo el nordeste. Cuenta además con clientes en Tucumán, norte de Santa Fe y Entre Ríos, y tienen planes de seguir expandiéndose.

Producir en pandemia

En un contexto de crisis económica generada por la pandemia COVID-19, Eseica NEA ha sabido reinventarse para continuar produciendo. Al respecto, Fagnani explicó: “Estamos haciendo las oficinas nuevas porque realmente nos quedaron chicas las oficinas que teníamos”.

“La pandemia, lo que nos hace es reinventarnos en algunas cosas, también nos hace pensar cómo seguir todos los días, porque hay días que no tenemos mercadería porque no llega, porque no hay logística o Buenos Aires con las fábricas cerradas nos manda menos material del que necesitamos, entonces hay que buscar la forma de seguir, pero estamos trabajando y tratando de dar cada día lo mejor”, comentó Fagnani.

En esta misma línea, Schiavi destacó el esfuerzo de la Provincia por reactivar la economía manteniendo los máximos cuidados sanitarios.

“Cuando pudimos más o menos acomodar el sistema sanitario, que lógicamente había que adaptarlo a este proceso de la pandemia, desde el gobierno de Corrientes se empezaron a habilitar rápidamente las actividades económicas para poder seguir produciendo, porque el cuidado económico es también fundamental”, explicó el ministro.

El programa Sello Correntino, que nació en 2017, cuenta actualmente con más de 300 empresas locales adheridas, de los rubros alimenticios, diseño, tecnología, servicios, textil y calzados y forestoindustria y construcción. Respecto a los objetivos del mismo, Schiavi resaltó: “Tiene un doble propósito, visibilizar a la industria correntina y también ayudar a que nazcan y crezcan más empresas”.

“Esperamos seguir trabajando con ellos, articulando con el sector privado, y creemos que el Sello Correntino es un programa que sirve para eso”, enfatizó Schiavi.

Mostrar más

Publicaciones relacionadas

Deja una respuesta

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *

Botón volver arriba
Cerrar